El origen de todo

Bodega Cerro San Cristóbal nace de la mano de tres grandes amigos, todos con largas vivencias en el mundo del vino: José Luis Becerra, José Antonio Moral y Juan Leopoldo Rodríguez.

La localización no fue un tema fácil, desde el año 2000 este grupo no paró de buscar ese paraje que hiciera algo único y especial el elaborar vino allí.

En el año 2006 tuvieron una oportunidad fortuita que les llevó a realizar juntos, la vinificación de unas viñas jóvenes plantadas en altura, en una de las laderas del Cerro de San Cristóbal, dentro del Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche, en el término municipal de Almonaster la Real.

Una zona sin denominación de origen y sin tradición vinícola, pero ideal para conseguir un gran recorrido en el mundo de las microelaboraciones y siempre con el convencimiento de que las viñas cultivadas en altura, en tierras arenosas, pobres y pedregosas y de ambientes no contaminados con una diversidad biológica intacta, dan lugar a vinos originales, diferentes y de unas calidades organolépticas singulares.

Mapa-Almonaster

Filosofía

Todo lo resume una frase, clara declaración de intenciones: “Conseguir los mejores vinos de Huelva.”

Creemos que para lograr este objetivo tenemos que apartarnos de los cánones más tradicionales de la zona, por su localización, convirtiéndonos en la única bodega que elabora vino tinto en este entorno, por la forma de trabajar la viña y por nuestro concepto de elaborar vino. Animamos a las viñas a coexistir con otras especies de plantas autóctonas, procurándoles cobertura vegetal, evitando la erosión a la vez que se enriquece el terreno y, de esta manera, alcanzar los fines propuestos.

La enología de Bodega Cerro San Cristóbal tiene, como razón de ser, la obtención de la mejor expresión posible de nuestras viñas de altura. La fruta, la mineralidad, la acidez y la vivacidad son preservadas y potenciadas por la práctica enológica diaria de la Bodega.

Pensamos que no hay reglas fijas en la elaboración de vinos y que en cada vendimia debe comenzarse de nuevo: una nueva climatología, una nueva uva y un nuevo factor humano que obliga a la búsqueda continua del equilibrio.

El viñedo más al suroeste de la península Española

La Porrejona, El Prado y La Palma

Las fincas ocupan una extensión de 60 hectáreas dentro del Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche, muy cerca de la población de Almonaster la Real, desarrollándose dentro de una topografía que se sitúa entre los 725 y 915 metros de altitud. Los suelos son en su gran mayoría de naturaleza arenosa, muy pobres y pedregosos, con gran presencia de riscos y con un alto grado de pendiente.

La atmósfera que irradia toda la finca presenta una climatología de transición entre ambiente marítimo y el ambiente de las tierras de interior, de inviernos fríos y veranos frescos, y con una notable diferencia térmica entre el día y la noche.

Practicamos en ella una viticultura de mínima intervención que da prioridad a la conservación y a la biodiversidad del entorno que la rodea. Todas las cepas han sido cultivadas sin riego, favoreciendo la concentración de aromas y sabores. Los rendimientos de los viñedos son muy bajos dando un grano pequeños en racimos muy compactos y pieles gruesas.

Los Vinos

La bodega elabora vinos tintos y blancos con una marcada personalidad, recordando  las elaboraciones tradicionales del entorno. Para mantener la máxima calidad, somos conocedores de que es necesario sacrificar uvas cada año para alcanzar las cotas más altas.

Nuestros vinos tienen la vocación de la elegancia y buscan más la sutileza que la potencia. Conseguir una tanicidad elegante es prioritario y, por ello, es muy importante cosechar en el momento óptimo de maduración y controlar la maceración con la justa extracción de las pieles.

La fermentación tiene lugar en depósitos de acero inoxidable, diferenciando cada variedad con protocolos de trabajo y planes de control diferentes.

La crianza de los vinos tintos se efectúa con maderas seleccionadas de roble francés y americano, de las tonelerías más importantes, evitando que ésta tenga un protagonismo excesivo.

Mis 2 Estrellas

Vino blanco, semiseco, Colombard y Moscatel. D. O. Condado de Huelva. Un vino que nace como el amor de su madre a sus hijos. Sera siempre un vino que nos enseñara otra forma de elaborar vinos blancos en su zona de producción. Sutil, fragante de color limón con aromas cítricos, florales y tropicales. Un vino doméstico, pero carnoso y elegante. Con un final muy peculiar a polvo de talco que nos recuerda a los niños que nunca olvidaremos.

Color de Iris

Vino blanco, seco, envejecido en barrica, 100% Colombar. D. O. Condado de Huelva.

Con los toques golosos de la madera, fragante, alegre y untuoso. Añade personalidad, carácter y expresión del terruño, y notas de anís, y flores blancas. Posee una gran estructura, sin olvidar su carácter fresco, juvenil y de arrebatadora expresión frutal, típico de la zona. Su variedad casi autóctona, le permite diferenciarse, navegando a contracorriente de la tendencia de la zona, por la uva Zalema y sus vinos muy jóvenes, creando un vino casi inimitable de viñedos propios

Bemoles

Es un vino creado desde la alegría de tres amigos, que sintetiza su espíritu más jovial y divertido, ideal para los más jóvenes y para poder compartir todos los días del año. Su fruta alegre y su joven carácter dan como resultado un vino goloso, fresco, rico y fácil de beber, perfecto compañero de la gastronomía local y los momentos más divertidos.

Bienteveo

Bienteveo es el fiel reflejo del trabajo bien hecho durante cada vendimia. Vivo e intenso con notas de buena crianza, fresco y untuoso, con gran cuerpo y persistencia, que nos recuerda a los grandes vinos de montaña, con un corte tradicional que se acerca al estilo más moderno de los vinos actuales. El carácter de las cepas autóctonas se pule con el aporte de variedades foráneas muy bien ensambladas.

BODEGA Y VIÑEDOS CERRO SAN CRISTÓBAL

Finca la porrejona, el prado y la palma

Sevilla T. 954 18 5 7 97 661 90 81 33

Huelva T. 959 54 15 79 / 616 76 98 61